Consecuencias del trastorno bipolar

Consecuencias del litio en el tratamiento de trastorno bipolar

0

Es normal que se preocupen por los efectos del litio porque es el fármaco que toma la mayoría de la gente y si va bien es de los mejores fármacos que tenemos para afrontar el trastorno bipolar. Por un lado están los efectos secundarios del día a día (la diarrea, el aumento de peso, el aumento de orina, la retención de líquidos) y por otro lado serían los problemas médicos que podría causar el consumo cronificado del litio que es la pregunta que Ud. ha hecho sobre el riñón y la tiroides.

Lo primero que debemos decir es que el litio es uno de los pocos fármacos que son neuroprotectores. Protege la neurona. Ustedes seguramente han oído este mito de que a partir de los 25 años uno empieza a perder neuronas y no las recupera. Con el uso del litio no sólo la neurona se protege sino que crece. Esto lo sabe muy poca gente. La dendritas, es decir, las derivaciones de la neurona, las hojas del árbol que es la neurona, crecen tomando litio y tomando Valproato también crecen. Por tanto, el litio, no sólo no es perjudicial para nuestro cerebro, sino que es muy beneficioso en el sentido de que regenera la neurona. El litio nos ayuda a recuperar el daño neuronal que puede inducir la enfermedad.

Cada nuevo episodio de depresión y sobre todo, cada nuevo episodio de manía tiene un efecto lo que nosotros conocemos como apoptosis que es la muerte neuronal, pero en pacientes que toman litio este efecto es mucho menor y se recupera.

Lo digo porque al litio se le está criticando en exceso cuando en realidad es uno de los mejores fármacos que tenemos. Esto no significa que esté exento de problemas. Si estuviera exento de problemas no deberíamos realizar litemias cada cierto tiempo. Si precisamente hacemos litemias a menudo, una o dos veces al año, algo más en pacientes mayores, un poquito más cuando cambiamos las dosis es para controlar estos aspectos pero primero hemos de controlar que la dosis de litio que tiene la sangre esté dentro de unos límites terapéuticos y que no sean tóxicos. Pero a la vez que su psiquiatra le pide una litemia también le pedirá niveles de creatinina que nos indica la salud del riñón para asegurarse de que el litio no esté afectando el riñón.

Cualquier persona de la calle no se hace un estudio del riñón una vez al año. Yo estoy más tranquilo de la salud de los riñones de mis pacientes bipolares que toman litio que de la salud de los riñones de mi madre, por ejemplo.

El litio también puede afectar la tiroides. Pero este efecto se puede revertir, entre comillas, fácilmente, es decir en poco tiempo, añadiendo tiroxina que es un sustitutivo farmacológico de la hormona tiroidea. La tiroxina, en principio, ni induce peso ni provoca pérdida de peso. El aumento de peso del litio no es un aumento de peso entre comillas real. Hay fármacos como la Olanzapina, (Ziprexa) que éste si que da un aumento de peso real porque bloquea la parte del cerebro que nos dice que estamos saciados. Todo esto con una serie de cambios metabólicos algo complejos que induce la Olanzapina hace que el paciente que toma Zyprexa realmente sí ponga unos quilos de verdad.

El aumento de peso, o el aumento de volumen que provoca el litio, es un aumento de volumen cualitativamente diferente y que tiene que ver con la retención de líquidos, que en este sentido sería muy similar al aumento de peso que tendría una persona que tuviera demasiada sal en su dieta. La sal, como todos sabemos, chupa, retiene líquidos y al retener líquidos todos tenemos esta especie de aumento de peso un poco atípico. Se hinchan los tobillos, se hinchan partes del cuerpo que en principio no se suelen hinchar. Todo es teóricamente reversible. No es un aumento de peso que induzca cambios metabólicos o que induzca a la diabetes. Por tanto, el Litio es un fármaco muy seguro, sobre todo por la manera que se controla con analíticas constantes.

Fuente: http://www.bipolars.org/

Medicación y degeneración neurológica en el trastorno bipolar

0

degeneracion neurologicaLo que se debe hacer cuando hay una enfermedad con la que no es compatible la medicación del trastorno bipolar es priorizar. En este caso se debe tratar primero la enfermedad neurológica, si es esclerosis múltiple. Que el neurólogo escoja lo que se tenga que dar que el psiquiatra ya se adaptará, en este caso. En el caso de una enfermedad menor, como es una enfermedad dermatológica sería al revés. Se priorizaría el trastorno bipolar. Siempre debe tratar primero el que trata la enfermedad más grave. Pero en su caso se priorizará la enfermedad neurológica.

Es muy frecuente, y no sabemos por qué, la comorbilidad entre alguna enfermedad neurológica y el trastorno bipolar.

Fuente: http://www.bipolars.org/

Memoria y el trastorno bipolar

0

Los episodios depresivos, sean bipolares o no, llevan como síntoma una disminución de las funciones cognitivas, entre ellas, la memoria y la atención. Una persona, cuando está deprimida, si puede ir al trabajo, si puede ir, rinde peor. Si por ejemplo, yo doy clases, porque soy maestro y estoy deprimido las daré ralentizado, no tendré facilidad de palabra, no recordaré datos pero esta pérdida de memoria que viene con la depresión es reversible lo que pasa es que no se va inmediatamente cuando se acaba la depresión, es algo tardona, en este sentido. La depresión quizá se va el mes de enero y los problemas de memoria empiezan a desaparecer probablemente en el mes de diciembre o en el siguiente enero. La depresión es una enfermedad muy curiosa porque los síntomas que primero llegan son los últimos que desaparecen.

Hay otro tipo de pérdida de memoria que tiene que ver con el curso a largo plazo pero no tiene porque presentarse.

Fuente: http://www.bipolars.org/

Efectos secundarios de los fármacos en el trastorno bipolar

0

1 Eutimizantes o estabilizantes del humor:

Litio: Poliuria (necesidad de miccionar de forma frecuente y en pocas cantidades), polidipsia (sequedad de boca y necesidad de beber muy frecuente), efectos dermatológicos (acné), posible aumento de peso, efectos gastrointestinales (episodios diarreicos puntuales).

Valproato: Sedación, algunas molestias gástricas, aumento de peso.

Carbacepima: Molestias gástricas, sedación, alteraciones dermatológicas (rash cutáneo)

Lamotrigina: Dolor de cabeza, insomnio, alteraciones dermatológicas (rash cutáneo), presencia de temblor, somnolencia o sensación de sedación.

2 Antipsícóticos: De forma global (Risperdal, Cyprexa, Seroquel, Abilify, Zeldox)

Alguno de ellos puede estar asociado a sedación, aumento de peso, hipotensión,

estreñimiento, alteraciones dermatológicas (prúrito, sensación de picor o algún tipo de alergia o episodio de rash que sería la forma más severa.

Rash: És una alteración dermatológica que aparece como una irritación cutánea. Lo más característico es que aparezcan enrojecimientos que pueden picar o no y en la mayoría de ocasiones aparecen a los muslos, en la espalda i en el abdomen. Es una sensación molesta, se ha de hablar siempre con el médico, pero no es una alteración grave a no ser que aparezca en las mucosas (genitales, labios, etc.). Es relativamente poco frecuente que aparezca un rash grave en la mayoría de fármacos.

En algunos casos determinados y con algunos antipsicóticos determinados se da puntualmente hipersalivación o sialorrea (excesiva secreción de saliva).

3 Antidepresivos: (Escitalopram, Seroxat, Vandral o Prozac entre otros).

Sensación de boca seca, sedación, visión borrosa, nauseas, estreñimiento, sensaciones puntuales de mareo que pueden ser dadas por una bajada de tensión (hipotensión).

Normalmente son efectos secundarios transitorios más marcados al inicio del tratamiento que normalmente desaparecen al llegar a las dosis terapéuticas.

4 Hipnóticos y ansiolíticos: (Stilnox, Orfidal, Valium, Rohipnol)

Sensación de mareo, sedación y puntualmente algunos pueden provocar alteración del gusto (sensación de gusto metálico) y pueden estar asociados a molestias gástricas.

Fuente: http://www.bipolars.org/

Ver frecuentemente al doctor para tratar el trastorno bipolar

0

Durante manía o depresión aguda, la mayoría de la gente conversan con su doctor por lo menos una vez por semana, o hasta diariamente, para monitorear síntomas, dosis de medicamento, y efectos secundarios. Mientras usted recupera, el contacto es menos frecuente; una vez que usted se sienta bien, usted podría ver su doctor para una revisión rápida cada dos o tres meses.

Independientemente de citas o pruebas de la sangre programadas, llame a su doctor si usted tuviera:

  • Sentimientos de suicidio o violentos
  • Cambios de ánimo, sueño, o la energía
  • Cambio en los efectos secundarios del medicamento
  • Necesidad de utilizar medicamentos sin prescripción tal como la medicina para el resfriado o la medicina para el dolor
  • Las enfermedades médicas generales agudas o una necesidad de cirugía, un cuidado  dental extensivo, o unos cambios en otras medicinas que usted toma.

Fuente: http://bipolarweb.com/folleto.htm

Dejar el tratamiento de trastorno bipolar

0

Es normal de tener dudas e incomodidad ocasional con el tratamiento. Asegúrese de discutir todas sus preocupaciones y cualesquiera incomodidades con su doctor, terapeuta, y familia. Si usted siente que su tratamiento no está trabajando o le está causando efectos secundarios desagradables, dígaselo a su doctor­ no pare ni ajuste su medicamento por su propia cuenta. Los síntomas que regresan después de haber parado el medicamento son a veces mucho más duros para tratar. Usted y su doctor pueden trabajar juntos para encontrar la mejor y más confortable medicina para usted. También, no sea tímido acerca de preguntar por una segunda opinión de otro profesionista clínico. Las consultas pueden ser de una gran ayuda.

Fuente: http://bipolarweb.com/folleto.htm

Intento de suicidio en el trastorno bipolar

0

La depresión es una enfermedad que limita la capacidad de tomar decisiones libremente y que, en algunos casos, puede conducir a un intento de suicidio. El 15% de los pacientes bipolares mueren por suicidio. El paciente deprimido puede llegar a contemplar el suicidio como única salida para acabar con su sufrimiento, sin valorar que la depresión es tratable y transitoria, mientras que la muerte es irreversible. Las ideas de suicidio constituyen un síntoma de la depresión, los pacientes pueden creer que tienen derecho a suicidarse y que no hay otra solución, cuando en realidad no son ellos quienes deciden sino que decide la propia enfermedad, ya que cuando desaparece la depresión también lo hacen las ideas suicidas. Por esta razón, el familiar del paciente tiene el derecho y el deber de evitar, dentro de lo posible, que el paciente lleve a cabo sus amenazas suicidas. Sobre todo se le ha de hacer entender al paciente que no se está limitando su libertad ni sus derechos en el momento en que se toman medidas contra el suicidio, sino que se están ampliando.
Algunas medidas recomendables en el caso de que el paciente presente pensamientos de suicidio son:

  • Informe a su psiquiatra.
  • Prepare todo lo necesario para, si el psiquiatra lo considera conveniente, realizar una hospitalización.
  • Mientras dure la situación de riesgo, no deje al paciente solo en casa.
  • No deje la medicación a su alcance, responsabilícese ud de administrársela. Guarde el resto de la medicación en un lugar seguro, con llave si es posible.

Fuente: http://bipolarweb.com/folleto2.htm

Posibles consecuencias del síndrome de trastorno bipolar

0

El tratamiento es determinante para impedir las principales complicaciones de la enfermedad. Algunas de ellas ya se han mencionado, la más grave de todas es el suicidio. El suicidio se produce generalmente en el contexto de una fase de depresión profunda. La persona afectada tiene la sensación de que su vida no tiene sentido, se siente fracasada e inútil y piensa sinceramente que su desaparición será un alivio para ella y para los que la rodean. Como ha perdido !a capacidad de disfrutar, tiene la sensación de que su vida está vacía y que no vale la pena. Es muy difícil hacerle comprender a una persona en tal estado que su dramática visión de las cosas está producida por una enfermedad, y que, con tratamiento, en pocas semanas recuperará la objetividad y dejará de desear la muerte. Se estima que un 15  de los pacientes bipolares fallecen por suicidio. El índice de intentos fallidos es mucho más elevado.

Otra complicación grave que presentan algunos pacientes es el abuso de drogas: los estimulantes, como la cocaína o las anfetaminas, proporcionan un alivio momentáneo/ aunque pernicioso a medio y largo plazo, de los síntomas depresivos. El alcohol es, para otros, una forma de escapar de la angustia que acompaña asiduamente a la depresión. Cuando un paciente bipolar cae en el abuso o dependencia de drogas, añade una enfermedad más a la que ya padece, ensombreciendo el pronóstico de ésta.

Esta enfermedad comporta también graves problemas familiares; parejas rotas, separaciones y conflictos son consecuencias comunes de una fase de euforia. Muchas veces, el desconocimiento del carácter patológico de la conducta lleva al cónyuge pensar que ésta es voluntaria y libre, y que lo que ocurre es que realmente no conocía a la persona con la que convive. En otros casos, aún conociendo la enfermedad, el peso de la misma se hace excesivo y la pareja se separa. Cuando el paciente es muy joven y vive con sus padres, éstos reaccionan con frecuencia sobreprotegiéndole y limitando su autonomía personal, comprensiblemente por el temor de que no sea capaz de adaptarse.

La pérdida del puesto de trabajo, la degradación o la ruina empresarial son también consecuencias de la enfermedad si no se trata a tiempo. La euforia lleva a contraer riesgos excesivos y gastar más de lo que se tiene; la depresión comporta bajas laborales y un evidente descenso de la productividad.

En el aspecto social, el halo negativo que rodea los trastornos psiquiátricos comporta notables perjuicios al paciente cuya enfermedad ha traspasado los límites de su propia familia. Llegará el día en que se pueda hablar con la misma naturalidad de un trastorno bipolar que de una artrosis, o de un exceso de colesterol.

Fuente: http://bipolarweb.com/folleto2.htm