Tratamiento de la leucemia con medicamentos: Interferón alfa-2A

Grupo

medicamentos contra el cáncer. Interferones.

¿Qué es?

Los interferones son sustancias que se producen de forma natural en células del organismo. Activan las defensas fisiológicas y controlan el crecimiento celular, atacando a las células infectadas o a las células cancerosas. En base al lugar de producción en el organismo y a técnicas de identificación, se han distinguido tres tipos de interferones: alfa, beta y gamma. En terapéutica se utilizan variantes biosintéticas de interferón que no siempre coinciden con las naturales.

¿Para qué se utiliza?

  • Tricoleucemia (leucemia de células pilosas).
  • Sarcoma de Kaposi.
  • Leucemia mieloide.
  • Linfoma cutáneo de células T.
  • Hepatitis B crónica.
  • Hepatitis C crónica.
  • Linfoma no-Hodgkin folicular.
  • Carcinoma avanzado de células renales.
  • Melanoma maligno.

¿Cómo se utiliza?

El interferón alfa-2A sólo se puede utilizar bajo estricto control médico.

En España el interferón alfa-2A se encuentra comercializado para su administración parenteral (vía intramuscular o subcutánea) en forma de viales y de jeringas precargadas.

La dosis adecuada de interferón alfa 2A es diferente para cada paciente, y depende de muchos factores como: la enfermedad para la que se vaya a utilizar, si se utiliza sólo o en combinación con otros medicamentos, las características del paciente (tamaño o superficie corporal), la situación general del paciente (funcionamiento del hígado, riñón, analítica en sangre,…), etc.

No se recomienda el uso de interferón alfa-2A en niños.

En caso de administrarse la dosis usted mismo, debe seguir atentamente las instrucciones que acompañan al medicamento sobre cómo preparar la inyección, cómo administrarla y dónde depositar las jeringas usadas. En caso de duda, consulte a su médico, enfermera o farmacéutico.

¿Qué precauciones deben tenerse?

  • Las jeringas precargadas deben usarse solamente una vez.
  • Deberá desechar el medicamento si ha cambiado de color, si presenta partículas en suspensión o si ha sido conservado en condiciones inadecuadas.
  • Si se le olvida una dosis de interferón alfa-2A, consulte a su médico.
  • El interferón alfa-2A puede disminuir la cantidad de células de la sangre (leucocitos y plaquetas). Es necesario que cuide la higiene y evite el contacto con personas que padezcan una infección. Avise a su médico si padece fiebre, escalofríos o tos.
  • Se recomienda que tome muchos líquidos durante el tratamiento.
  • En pacientes ancianos se recomienda precaución en su uso e iniciar el tratamiento con dosis menores, ya que pueden presentar un riesgo mayor de ciertos efectos adversos: hipotensión, arritmias cardíacas.
  • Este medicamento puede provocar mareos y somnolencia. No se recomienda la conducción de vehículos ni el manejo de maquinaria peligrosa durante el tratamiento.
  • Antes y durante el tratamiento le realizarán periódicamente algunos análisis de sangre para controlar la evolución del tratamiento y la posible aparición de efectos adversos.
  • El interferón alfa-2A debe administrarse con precaución en caso de presentar alguna de las siguientes enfermedades: enfermedades del hígado o del riñón, enfermedades autoinmunes, diabetes, psoriasis, trastornos nerviosos y en pacientes trasplantados.
  • Puede producir depresión y tendencias suicidas.
  • Este fármaco puede causar una reacción parecida a los síntomas de la gripe. Para evitar que se produzcan su médico puede aconsejarle que tome paracetamol antes de cada dosis de interferón. Siga las instrucciones de su médico.

¿Cuándo no debe utilizarse?

  • En caso de alergia al interferón alfa-2A recombinante o a otros interferones. Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de administrar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En caso de presentar antecedentes de enfermedad cardiaca grave o descompensada en la actualidad, enfermedad hepática grave, cirrosis hepática descompensada o hepatitis crónica tratada con medicamentos inmunosupresores. Si tiene convulsiones y/o trastornos funcionales del SNC no controlados, alteraciones de la médula ósea.
  • No debe utilizar este medicamento por vía intramuscular si sufre trombocitopenia (disminución del número de plaquetas en sangre).

¿Puede afectar a otros medicamentos?

  • El interferón alfa-2A puede afectar a las funciones del sistema nervioso central, por lo que es posible que se produzca una interacción si lo administra simultáneamente con psicofármacos.
  • Algunos fármacos que interaccionan con interferón alfa-2A son: anticoagulantes, teofilina y zidovudina.
  • Informe a su médico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

  • Los efectos adversos de este medicamento son, en general, frecuentes y algunos pueden ser importantes. Los más frecuentes son: síntomas gripales, náuseas, vómitos, pérdida de apetito, diarrea o estreñimiento, ardor de estómago, caída transitoria del cabello, mareos, dolor de cabeza, malestar, debilidad, aumento de los valores de las transaminasas hepáticas y reacciones en el punto de inyección.
  • En alguna ocasión puede producir: alteraciones en la glándula tiroides, trastornos del sueño, depresión, retención de líquidos, hormigueos, disminución de los glóbulos rojos, leucocitos y plaquetas en la sangre, dificultad para respirar, úlceras bucales y confusión.
  • El interferón alfa-2A también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

  • No se han realizado estudios adecuados en mujeres embarazadas. En estudios realizados en animales se ha visto que interferón alfa-2A puede producir daños en el feto. Por ello, únicamente se acepta el empleo de este medicamento en embarazadas en el caso de que no exista otra alternativa más segura.
  • No se conoce si el interferón alfa-2A pasa a la leche materna en cantidades significativas ni el efecto que podría tener en el lactante. Se recomienda suspender la lactancia materna durante el tratamiento.

¿Necesita receta médica?

Sí. Puede adquirir el interferón alfa-2A en una Oficina de Farmacia pero requiere una receta hecha por un médico de un hospital.

¿Cómo se conserva?

  • Conservar en frigorífico entre 4 y 8 ºC. No se debe congelar este medicamento.
  • No dejar al alcance de los niños.

Nombres Comerciales

Roferon A®.

Fuente: http://www.cun.es/areadesalud/medicamentos/cancer/medicamentos-contra-el-cancer/interferon-alfa-2a/

Etiquetas: , , ,

Artículos relacionados

Deja un comentario