Adaptación socioprofesional: Terminemos con los tabúes y la discriminación de la epilepsia en el siglo XXI

En nuestro país todavía hay muchos tópicos que deben anularse a través de una correcta información a los sindicatos, empresarios, médicos de empresa y resto de trabajadores así como a la sociedad en general. Principalmente, son los siguientes:

  1. El trabajador con epilepsia padece una enfermedad FÍSICA del cerebro NO una enfermedad mental, lo mismo que otro trabajador de la empresa puede tener una dolencia del corazón, del intestino, de la piel, de los oídos,…
  2. Muchos enfermos de epilepsia tienen POCAS CRISIS a lo largo de su vida y su repetición se puede evitar con el TRATAMIENTO ADECUADO sin que la enfermedad ni medicación interfieran EN ABSOLUTO en la realización del trabajo habitual. Por tanto, la capacidad laboral de esa persona NO queda afectada negativamente.
  3. LA FALSA CREENCIA de que las crisis son siempre frecuentes, cuando sólo una minoría de ellas ocurren durante la actividad laboral. En realidad el porcentaje de enfermos de epilepsia en España que no dan a conocer su dolencia en la empresa ni a sus compañeros de trabajo durante años es altísimo. En la mayoría de los casos, no lo harán nunca. ES URGENTE una adecuada información a los empresarios, trabajadores y sindicatos acerca de las crisis:
    • Aclarar e insistir que pueden ser controladas en la mayor parte de los casos.
    • Que sólo una minoría de ellas ocurren durante la actividad laboral.
    • Que la medicación correctamente prescrita no provoca efectos secundarios que incidan en el trabajo.
    • Que el número de actividades laborales limitantes es muy bajo.
  4. Pensar que la accidentabilidad y las bajas por enfermedad pueden ser habituales ha hecho mucho daño a los afectados, cuando la realidad es bien distinta: Diversos estudios han demostrado que tienen menos accidentes laborales y faltan menos al trabajo que el resto de trabajadores sin epilepsia.
  5. Los médicos de la empresa tienen miedo de los accidentes, y su actitud hacia los enfermos de epilepsia es francamente hostil. Pero, de hecho, cuanto mejor conocen las epilepsias y a los afectados, con mayor frecuencia intentan encontrar, dentro de su obligación, un lugar exento de peligro para los casos más severos.
  6. La condición de epiléptico NO requiere un tipo de seguro laboral distinto al resto de los empleados.

Fuente: http://www.apiceepilepsia.org/trabajo.htm

Etiquetas: , ,

Artículos relacionados

Deja un comentario